sábado, 30 de enero de 2016

ELADIO LÓPEZ ALEGRÍA, Primer Alcalde de elección democrática de la Historia de Badajoz.



NOTA DE PRENSA

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura

(ARMHEX)

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura, se congratula porque tras haberlo solicitado en varias ocasiones en los últimos años (la última mediante escrito presentado en legal forma el pasado 13 de abril de 2015), al fin el Pleno del Ayuntamiento de Badajoz, haya aprobado ayer 29 de enero de 2016, dedicar una Avenida o Plaza a Eladio López Alegría; primer alcalde durante la II República, y primer alcalde de elección democrática de la historia de Badajoz, tras las elecciones del 12 de abril de 1931.




Es oportuno recordar, para la Historia de la ciudad de Badajoz, quién fue, Eladio López Alegría.

Eladio López, militante del Partido Republicano Radical Socialista, era Licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca.

En un momento de su vida profesional ejerció como fiscal de la Audiencia de Badajoz, y es durante el ejercicio de esta actividad judicial, cuando tenemos un primer detalle de su talante vital: por los años veinte, abandona la Fiscalía por motivos de conciencia, según atestiguaba su mujer, cuando contaba, que cierto día llegó a casa procedente de la Audiencia diciendo: “abandono la carrera fiscal, pues mi conciencia no me permite acusar con arreglo a las leyes injustas que tenemos”. Eran tiempos de la dictadura de Primo de Rivera. Y así fue, dejó la fiscalía y se dedicó al derecho mercantil, se hizo corredor de comercio.

Provenía de familia de larga tradición republicana según él mismo afirma en su discurso de toma de posesión de la Alcaldía de Badajoz: “soy republicano de toda la vida por tradición  y por convicción y con esta idea moriré”.

Eladio López Alegría, fue uno de los fundadores del Partido Republicano Radical Socialista, en la ciudad. En las elecciones municipales convocadas para el 12 de abril, en la ciudad de Badajoz, concurrieron dos grandes coaliciones, la de los partidos conservadores que querían mantener la forma del Estado como Monarquía, y aquellos que tenían como su ideal más importante la instauración de la República, no sólo como forma de Estado sino también como concepción política en cuanto a derechos y libertades.  En Badajoz, la Conjunción Republicano-Socialista, ganó de forma clara y rotunda las elecciones.  Los resultados arrojaron una mayoría de veinte concejales (diez republicanos y diez socialistas) por la Conjunción Republicano Socialista, por trece de las candidaturas monárquicas.  Con los republicanos concurrió el mencionado Partido Republicano Radical Socialista y como miembro fundador del mismo,  Eladio López Alegría.

Las actas de constitución del nuevo consistorio, el 16 de abril de 1931 que se conservan en el Archivo Histórico Municipal, textualmente dicen:
“Por aclamación o unanimidad de votos de los señores Concejales presentes, se designa Alcalde-Presidente de este Ayuntamiento a Don Francisco Eladio López Alegría.”.

Seguidamente el nuevo alcalde pronunció el siguiente discurso:

“Manifiesto a todos mi más sincero agradecimiento por el honor que se me dispensa otorgándome un nombramiento que me enorgullece en extremo no solo por ser hijo de este noble pueblo de Badajoz, sino porque viniendo de la verdadera representación elegida por sufragio voy a ser el primer alcalde popular de la República en Badajoz y si aquello y esto constituye siempre un honor inmerecido, en las actuales circunstancias lo es mayor por representar la confianza de todos, en que he de laborar con entusiasmo por el desenvolvimiento del pueblo de Badajoz, no para satisfacer vanidades personales sino para afrontar todos los peligros, todas las graves responsabilidades y todos los grandes trabajos que el ejercicio de aquellas misión traiga consigo a la que me sacrificaré en cuerpo y alma y de la que espero salir triunfante con la ayuda de los Concejales monárquicos, republicanos y socialistas y con la del personal técnico de la casa. Soy republicano de toda la vida, por tradición y convicción y con esta idea moriré; no siendo batallador y teniendo necesidad de atender a mis ocupaciones estuve alejado de la política activa de la que solo he salido cuando ha llegado la hora del sacrificio por el ideal; de procurar librar al pueblo de lo que diciéndose constitucional solo era tiranía y absolutismo y de no ser honrado estar alejado de la contienda entablada cuando se ventilan los más altos y los más grandes intereses de la patria y en nombre de ellos se requería mi concurso; y obedeciendo a estos imperativos de conciencia y ciudadanía he aceptado el cargo con que se me honra. Espero con la ayuda de todos que el pueblo obtenga los beneficios que les son debidos, en medio de un estado social de mutuo respeto y justa convivencia. Les pido a todos me dispensasen el favor de guardar un minuto de silencio en homenaje de respeto y admiración a los mártires de esta Segunda República Española, capitanes Galán y García Hernández”.

Tras su paso por la Alcaldía, continuó de concejal, compaginando su actividad particular de profesional de la abogacía, corredor de comercio y secretario de la Cámara Urbana, con algunos nombramientos políticos. Fue nombrado Presidente de los Jurados Mixtos de las artes blancas. En abril de 1933 fue nombrado presidente de la Junta para la Reforma Agraria en Badajoz. En junio de 1936, un mes antes del golpe militar franquista, fue nombrado Presidente de los Jurados Mixtos Agrarios. El 18 de Julio de 1936, se produce el golpe fascista contra el legítimo gobierno de la II República,  sublevando las tropas de África. Menos de un mes tardan las mencionadas tropas rebeldes al mando del teniente coronel Yagüe en asediar y tomar la ciudad de Badajoz, cosa que ocurrió el 14 de Agosto.

De forma inmediata comienza el plan de extermino del adversario político programado por los golpistas, contra todos los hombres y mujeres que de una manera u otra habían defendido el orden constitucional, unos con las armas otros con la palabra, todos en su actitud de defensa de la libertad, la igualdad, y los valores republicanos que en suma había elegido el pueblo, en elecciones libres. Muchos de los compañeros López Alegría, le aconsejaron que se marchara a un exilio temporal, hasta que pasaran aquellos peligrosos primeros momentos, días o... meses. Para algunos fueron años, muchos años. Para otros para siempre...murieron en el exilio. No era ese el carácter de Eladio López Alegría, no pensó ni por un momento abandonar su tierra, su país y sobre todo su familia. “Nada tengo que temer pues nada punible he cometido”, fueron sus palabras. Permaneció en su casa, discretamente. 

El día 15 de septiembre de 1936, marchó a su despacho de la Cámara Urbana, de donde fue secuestrado violentamente, por orden de las nuevas e ilegitimas autoridades rebeldes franquistas, hecho preso y asesinado, sin formación de causa, ni juicio, al día siguiente en las tristemente conocidas tapias del cementerio viejo o de San Juan, de nuestra ciudad.



Paradójicamente cuatro años después de su asesinato, fue juzgado por los fascistas, en virtud de la franquista Ley, llamada de “Responsabilidades Políticas”. Con arreglo a la mencionada ley, el Tribunal de Responsabilidades Políticas de Extremadura, presidido por el teniente coronel Francisco Dávila García y actuando de vocales Enrique Moreno Albarrán y Ángel Mancha Godoy, dictó la siguiente sentencia:

“En la ciudad de Cáceres a dieciséis de enero de mil novecientos cuarenta.Visto por este tribunal Regional de Responsabilidades Políticas, el expediente numero sesenta y siete de mil novecientos treinta y ocho, instruido por el juzgado de Badajoz designado como especial por la Comisión Provincial de incautación de Bienes contra Don ELADIO LOPEZ ALEGRIA, vecino de Badajoz de cincuenta y cinco años de edad, casado, abogado y Corredor de Comercio, siendo ponente el Juez de Primera Instancia e instrucción don Enrique Moreno Albarran”.

En el primer RESULTANDO dice: ”...que habiendo sido compromisario en las elecciones para Presidente de la República y Alcalde de aquella Capital con el Frente Popular. A partir de la iniciación del Movimiento no consta que tuviese actuación ni ninguna índole y se significase en nada, coincidiendo tanto los testigos que han depuesto como los informes facilitados por autoridades y demás organismos que preceptivamente vienen obligados a facilitarlos, que no obstante el carácter izquierdista del inculpado, les pareció siempre un hombre digno, de una conducta intachable personalmente...”.  Después de otros RESULTANDOS Y CONSIDERANDOS, el fallo dice: “FALLAMOS, que debemos sancionar y sancionamos al inculpado ya fallecido D. ELADIO LOPEZ ALEGRIA, vecino de Badajoz a que satisfaga al Estado, por vía de indemnización como responsable político a la cantidad de TRES MIL pesetas, que se harán efectivas con cargo a su caudal hereditario de la forma y expresiones prevenidas por el articulo quince de la Ley de Responsabilidades Políticas.”

Trágica y cruel ironía, que después de su asesinato fuera condenado a tres mil pesetas de multa que tuvieron que pagar su mujer e hijos. No fue suficiente con haberlo asesinado. 

En definitiva, han tenido que pasar más de cuarenta años desde la muerte del dictador, para que la Corporación de la que fue primer alcalde de elección democrática, le rinda oficialmente homenaje, aprobado el dedicarle una Avenida o calle, aún sin ubicación exacta, y que al menos este injusto olvido institucional sea mínimamente reparado.

Es curioso como actualmente en Badajoz, pese a nuestras denuncias, continúan varias calles dedicadas a alcaldes y a presidentes de la Diputación, que lo fueron ilegítimamente durante la dictadura franquista sin ser elegidos, y sin embargo ningún recuerdo, ni honor, hasta ahora se había dedicado por la Corporación municipal de Badajoz, a Eladio López Alegría.

La consolidación de la calidad democrática de nuestra ciudad, sólo puede conseguirse con una enérgica defensa de la necesidad de fundamentar la convivencia democrática en la memoria, la verdad, la justicia y la reparación; y no en el olvido de ese pasado.


Desde la ARMHEX, queremos hacer extensivo este recuerdo a todos aquellos que sufrieron represión por enfrentarse al fascismo, defendiendo la II República y una sociedad más justa y libre.

---
(1). Agradecemos los datos facilitados para la elaboración de esta semblanza, por nuestro socio, y nieto de Eladio López Alegría, Joaquín Fernández López-Alegría.