lunes, 25 de septiembre de 2017

AMADO VIERA AMORES. IN MEMORIAM



Hoy 25 de septiembre de 2017, se cumplen 81 años de la detención ilegal y asesinato de uno de los muchos casos de extremeños desaparecidos por la represión franquista, AMADO VIERA AMORES (en la foto).

Amado Viera Amores, Abogado, Alcalde republicano, de Valencia de Alcántara (Cáceres) en 1936. Nació en Ceclavín (Cáceres), el 11 de octubre de 1902. Estudió Derecho en la Universidad de Salamanca y ejerció la abogacía en la provincia de Cáceres, viviendo en Valencia de Alcántara, en dónde se casó y tuvo dos hijos, una de ellas es CONCHITA VIERA, miembro de nuestra asociación e infatigable luchadora por dignificar la memoria de su padre, así como del resto de las víctimas del franquismo.

Amado Viera Amores, fue un hombre estudioso y reflexivo, desde muy pronto sintió gran preocupación por los problemas sociales de la época, dejando reflejadas sus ideas en numerosos artículos y escritos en la prensa local y regional de época, especialmente sobre la cuestión agraria, la religión o la educación en España. Ideas de progreso, que le hicieron ingresar en el sindicato socialista “El Redentor” del que fue presidente por dos veces y, asimismo, en las Juventudes Socialistas, al mismo tiempo que colaboró activamente en la construcción de la Casa del Pueblo de la localidad. Bajo las siglas del partido socialista, accedió democráticamente a la alcaldía de Valencia de Alcántara en febrero de 1936, siendo el último alcalde democrático de Valencia de Alcántara, hasta que en la transición democrática, en pleno 1979, se llevaron a efecto elecciones municipales.

Tras el golpe militar en 1936, fue detenido ilegalmente el 25 de septiembre de 1936 (fecha de la que se cumplen 81 años), y sacado de su propio domicilio por varios falangistas ante la presencia de su familia, esposa e hijos pequeños. Requerido con el pretexto de ser conducido a la Inspección de Policía a unas diligencias, a la puerta de la misma le hicieron subir a un coche con rumbo desconocido, siendo público y notorio en el pueblo su asesinato ese mismo día, junto a otros 11 hombres, en la mina de la finca de "Cuadrillas de Arriba" del mismo término municipal de Valencia de Alcántara, en la que arrojaron sus cuerpos, según contrastadas investigaciones historiográficas. Tanto durante los días previos a su “paseo”, como mientras se lo llevaban, llamó a sus conciudadanos a mantener la calma y la convivencia pacífica. No llegó a cumplir los 34 años de edad.

La ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA, ha denunciado públicamente en varias ocasiones en los últimos años, que aún existen cientos de personas que fueron asesinadas y permanecen arrojadas desde entonces en cunetas y fincas de titularidad privada nuestra región; y lleva igualmente años luchando por reivindicar la memoria de Amado Viera Amores, así como de otros muchos desaparecidos, pues el caso de Amado es uno de muchos, intentando que se puedan llevar cabo las tareas necesarias para localizar y excavar la fosa, con la finalidad de recuperar los restos y que puedan ser enterrados dignamente, lo que no ha podido llevarse a efecto hasta el momento por causas conocidas y ajenas a la voluntad de la familia y de esta asociación. Esperemos pronto poder recuperar sus restos.

Entrada a la finca de "Cuadrillas de Arriba" de Valencia de Alcántara, donde su ubica la fosa

martes, 29 de agosto de 2017

30 DE AGOSTO 2017. DÍA INTERNACIONAL DE LOS DESAPARECIDOS, UN AÑO MÁS DESDE EXTREMADURA RECLAMAMOS JUSTICIA



En el Día Internacional de los Desaparecidos, la ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA, un año más, quiere sumar su voz a la de los familiares de las personas desaparecidas, especialmente a las extremeñas, y pedir al Gobierno del Estado español, que impulse una investigación oficial sobre todo los casos de desaparición forzada de aquel periodo, pues la desaparición forzada es una de las más graves violaciones de derechos humanos.

Más de 114.000 familias españolas, entre ellas muchas familias extremeñas, siguen sin saber donde están sus seres queridos, desaparecidos a consecuencia de la represión del los golpistas que provocaron la guerra civil y el franquismo.

Todas las acciones y omisiones que fueron cometidas, ordenadas, planificadas o instigadas desde 1936 por el movimiento golpista de sublevación militar anticonstitucional, pasaron a convertirse en hechos ilícitos de España en virtud de los principios de continuidad de la personalidad del Estado y de continuidad entre el movimiento insurrecto y el nuevo gobierno violentamente instaurado.

Las víctimas, sus familias, y toda la sociedad en general, tienen derecho a la verdad, la justicia y la reparación, porque en realidad son víctimas de crímenes internacionales cometidos durante la Guerra Civil por los golpistas y la posterior represión franquista. Reconocer esos derechos debe suponer cumplir con obligaciones internacionales que España no puede obviar por más tiempo.

Las autoridades españolas no pueden seguir desoyendo a su sociedad civil, a las asociaciones de víctimas y a los órganos internacionales de derechos humanos. Su actitud compromete seriamente la responsabilidad internacional de España, porque es jurídicamente contraria al Derecho internacional y debilita la calidad democrática de nuestra sociedad. Además, es políticamente inaceptable y moralmente censurable, porque es la causa directa del sufrimiento permanente de los miles de familiares de las víctimas de crímenes internacionales que, durante largos años, reivindican con justicia su derecho a un recurso efectivo que satisfaga su derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación.

Además, como se ha demostrado, España tiene la obligación internacional de investigar los casos de desaparición forzada de personas durante la Guerra Civil y posterior represión franquista pendientes de esclarecimiento. Las víctimas y sus familiares tienen derecho a la tutela judicial efectiva, lo que significa que el Estado debe facilitar la investigación judicial de los casos pendientes, y auxiliar, con todos los medios a su alcance, a los familiares que deseen localizar, identificar y exhumar los restos de los desaparecidos.

Hoy, Día Internacional de los Desaparecidos, desde la ARMHEX pedimos al gobierno del estado español que asuma un compromiso categórico con los derechos humanos en cuanto a las desapariciones forzadas del franquismo se refiere. Las autoridades españolas deben facilitar el acceso a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas de desaparición forzada durante la Guerra Civil y el Franquismo.

Pero el Gobierno del Estado español, ahora bajo la presidencia del Sr. Rajoy, sigue obviando la responsabilidad del Estado de investigar estas graves violaciones de derechos humanos y garantizar justicia y reparación a todas las víctimas del franquismo, limitándose a hacer pública una breve declaración retórica una vez al año, sin la menor alusión a las victimas y desaparecidos a causa del franquismo, cuyos familiares aún los buscan por fosas y cunetas. O vanagloriándose públicamente de no asignar un sólo euro a las actividades de localización de fosas, ni atender las legítimas demandas de las familias de los desaparecidos, en pos de su búsqueda. 

Uno de los muchos casos de extremeños desaparecidos, es el caso de AMADO VIERA AMORES (en la foto), Abogado, Alcalde republicano, de Valencia de Alcántara (Cáceres) en 1936. Nació en Ceclavín (Cáceres), el 11 de octubre de 1902. Estudió Derecho en la Universidad de Salamanca y ejerció la abogacía en la provincia de Cáceres, viviendo en Valencia de Alcántara, en dónde se casó y tuvo dos hijos, una de ellas es CONCHITA VIERA, miembro de nuestra asociación e infatigable luchadora por dignificar la memoria de su padre, así como del resto de las víctimas del franquismo.

Amado Viera Amores, fue un hombre estudioso y reflexivo, desde muy pronto sintió gran preocupación por los problemas sociales de la época, dejando reflejadas sus ideas en numerosos artículos y escritos en la prensa local y regional de época, especialmente sobre la cuestión agraria, la religión o la educación en España. Ideas de progreso, que le hicieron ingresar en el sindicato socialista “El Redentor” del que fue presidente por dos veces y, asimismo, en las Juventudes Socialistas, al mismo tiempo que colaboró activamente en la construcción de la Casa del Pueblo de la localidad. Bajo las siglas del partido socialista, accedió democráticamente a la alcaldía de Valencia de Alcántara en febrero de 1936, siendo el último alcalde democrático de Valencia de Alcántara, hasta que en la transición democrática, en pleno 1979, se llevaron a efecto elecciones municipales.

Tras el golpe militar en 1936, fue detenido el 25 de septiembre de 1936 (fecha de la que pronto se cumplirán 81 años), en su domicilio por varios falangistas, y requerido para que les acompañase a la Inspección de Policía, a la puerta de la cual le hicieron subir a un coche con rumbo desconocido, siendo público y notorio en el pueblo su asesinato ese mismo día, junto a otros 11 hombres, en la mina de la finca de "Cuadrillas de Arriba" del mismo término municipal de Valencia de Alcántara, en la que arrojaron sus cuerpos, según contrastadas investigaciones historiográficas. Tanto durante los días previos a su “paseo”, como mientras se lo llevaban, llamó a sus conciudadanos a mantener la calma y la convivencia pacífica. No llegó a cumplir los 34 años de edad.

La ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA, ha denunciado públicamente en varias ocasiones en los últimos años, que aún existen cientos de personas que fueron asesinadas y permanecen arrojadas desde entonces en cunetas y fincas de titularidad privada nuestra región; y lleva igualmente años luchando por reivindicar la memoria de Amado Viera Amores, así como de otros muchos desaparecidos, pues el caso de Amado es uno de muchos, intentando que los propietarios de las fincas autoricen la realización de las tareas necesarias para localizar y excavar la fosa, con la finalidad de recuperar los restos y que puedan ser enterrados dignamente, lo que no ha podido llevarse a efecto hasta el momento por la inacción, inhibición y desatención de las administraciones públicas competentes.

Entrada a la finca de "Cuadrillas de Arriba" de Valencia de Alcántara, donde su ubica la fosa







sábado, 12 de agosto de 2017

La destrucción de la plaza de toros de Badajoz


La destrucción de la plaza de toros de Badajoz.


Artículo de FRANCISCO ESPINOSA MAESTRE.
Historiador.
(Publicado en EL DIARIO.ES).

"El primer deber de la democracia es la memoria"                                                                            Pierre Vidal-Naquet, historiador



Han pasado ya casi dos décadas desde que tuvo lugar el gravísimo atentado arquitectónico e histórico contra la plaza de toros de Badajoz. Arquitectónico por tratarse de una plaza enclavada en el sistema defensivo de la ciudad e histórico por haber sido escenario de un hecho clave y simbólico a las pocas semanas de producirse el golpe militar de 18 de julio de 1936.

Tal despropósito se justificó en su momento en que prácticamente ya no había nada dentro, solo ruina. Pero basta revisar viejos documentales accesibles por Internet para saber que dicha afirmación es falsa.

Aquel lugar, uno de los símbolos más reconocidos, dentro y fuera de nuestro país, de la resistencia democrática y del terror fascista fue sustituido por un palacio de congresos de esos que abundan en España con o sin sentido (solo en Extremadura hay cinco).

Podría haber sido construido en cualquier otro lugar de la ciudad pero alguien decidió que debía estar precisamente ahí. El presupuesto oficial fue de mil quinientos millones de pesetas, generosamente proporcionados por los fondos europeos, pero en realidad debió costar costó bastante más.

La Plaza, con la puerta de entrada  (años 90)

El responsable de tal hecho fue Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Esta decisión personal tiene relación sin duda, como luego veremos, con su visión de la “guerra civil”. El entonces presidente de la Junta de Extremadura Rodríguez Ibarra no contempló en ningún momento la permanencia de aquel monumento.

El supuesto mal estado de conservación era una excusa. Se trataba de un edificio catalogado y con protección estructural del que el mismo Luis Pla, que llegó a hacer una propuesta sobre su conservación y uso, reconocía que había sufrido durante años intervenciones diversas no solo desafortunadas sino ilegales. Nadie sabía qué hacer con él. Ni el PSOE en los doce años en que controló tanto la alcaldía de la ciudad como la presidencia de la Junta (1983-1995) ni, por supuesto, el PP, que aún mantiene la alcaldía desde entonces.

O sea que la responsabilidad del estado en que llegó la plaza a 1998, cuando Rodríguez Ibarra decidió su final, fue consecuencia tanto del abandono en que estuvo desde que se dejó a su suerte en plena dictadura al construirse otra en 1967 como de la actitud del PSOE en esos años en que pudo hacer algo. ¿Imaginan lo que debió pasar por la cabeza del alcalde Celdrán cuando Rodríguez Ibarra le comunicó su idea? Lo que la derecha pacense no se había atrevido a hacer en décadas ahora venía de la mano del primer dirigente regional del PSOE, el partido más afectado por las matanzas fascistas. Cabe preguntarse si existe relación alguna entre el PSOE de entonces y el de ahora aparte de la coincidencia de siglas.

Todo parece indicar que la plaza fue destruida por una cuestión ideológica: se trataba simplemente de un símbolo que había que arrasar, de un elemento negativo que convenía que desapareciera de la ciudad, llevándose de paso consigo los recuerdos que concitaba. Al presidente Ibarra no le gustaba ver aquello allí y, teniendo por base su idea de lo que era la superación del pasado y la reconciliación, y sintiéndose el intérprete de todos los extremeños y de todos los españoles, decidió su destrucción.

La plaza de toros era un lugar de memoria de similar importancia a la de otros que se conservan en Europa y que por supuesto nadie osaría destruir. Sin embargo, frente a la frase de Vidal-Naquet que encabeza el texto, la cúpula del PSOE decidió que el primer deber de la democracia era el olvido, lo cual encontró su mejor exposición en Felipe González cuando dijo aquello de “Nosotros decidimos no mirar atrás”. A Rodríguez Ibarra le estorbaba la plaza de toros porque probablemente le estorbaba el pasado. Hacían falta todo tipo de votos y el compromiso con el pasado podía restar muchos.

No hablamos de una decisión de los primeros años ochenta, cuando aún resonaba la intentona de febrero de 1981, sino de 1998, tras dos décadas de democracia y cuando ya se ha producido el turno político del PSOE al PP. ¿Tuvo relación la decisión de Rodríguez Ibarra con la salida del poder del PSOE en 1996 tras una legislatura desastrosa? ¿Quiso con ello tranquilizar y agradar a las derechas pacenses tomando una decisión que aquellas sin duda verían con agrado?.

Plaza de Toros, puerta de acceso con el interior al fondo. Documental británico de 1985, Granada TV.

Pese a la gravedad de la decisión tomada por Rodríguez Ibarra nadie dijo nada. El silencio fue casi absoluto. Hasta donde yo sé solo hubo tres voces críticas. La de IU recogiendo firmas para frenar aquel despropósito; un cartel con el que amaneció la ciudad el 14 de agosto de 2002, y la introducción que hice para mi libro La columna de la muerte en 2003. Cuando se tuvo noticia de lo que iban a hacer con la plaza, IU, que solía colocar allí flores todos los 14 de agosto, decidió recoger firmas para salvarla.

Asimismo mostraron imágenes del estado en que estaban las zonas interiores de la plaza de toros cuando decidieron tirarla, de las bóvedas de cañón y de los toriles. También se apreciaban impactos de disparos. Lo que la plaza sufría eran treinta años de abandono y saqueo. Los herrajes de forja de los palcos superiores, algunos de los cuales pasaron a manos privadas, se encontraban en almacenes municipales. El monumento se pudo haber restaurado pero simplemente no se quiso.

Una vez construido el palacio, ante las críticas y por iniciativa del propio arquitecto del proyecto José Selgas, se intentó corregir el hecho de que no se aludiera en modo alguno a lo que allí hubo con una plaquita y con eso que hay fuera, obra de Blanca Muñoz, y cuyo significado verán todos los que estén allí a las dos de la tarde de los días 14 al 17 de agosto de cada año. Una hora y una fecha ideal en Badajoz para asistir al milagro astronómico de la galaxia espiral. El nombre de la obra es por lo visto “Eclíptica II” y constituye sin duda un broche final adecuado al plan de Rodríguez Ibarra. 


Palacio de Congresos de Badajoz

El cartel, con formato taurino, constituía una dura crítica a la destrucción de la plaza de toros. Ninguna imprenta de Badajoz quiso hacerlo, razón por la que hubo que llevarlo a la vecina Elvas (Portugal). Podemos imaginar dos razones para tal negativa: por la ideología del responsable de la imprenta o por temer las consecuencias.


Cartel que apareció en las calles de Badajoz del 14/08/2002

Además se intentó que nadie lo viera, para lo cual madrugadoras manos arrancaron los carteles desde que se tuvo noticia de su existencia, aunque no obstante quedaron algunos que despertaron la curiosidad de los vecinos. El cartel, firmado por Mercenarios de la Idea, pretendía traer a la memoria de la gente los nombres de los protagonistas y consentidores de la matanza: nacionales, locales, militares, civiles y eclesiásticos, y lo hacía en el formato que mejor le iba al asunto: en el de un cartel de toros.


Por otra parte, mi introducción a "La columna de la muerte" sentó fatal, máxime cuando la Junta decidió poco antes adquirir un importante número de ejemplares (una quinta parte de la edición) por tratarse de la primera investigación en la que salían a la luz los nombres de miles de personas represaliadas y una relación detallada de lo ocurrido entre el triunfo del golpe en Sevilla y la llegada de las columnas facciosas a Mérida y Badajoz.

Cuando la editorial les envió la copia yo aún no había concluido la introducción. Y sentó mal porque en dicha introducción se hacia una crítica fundamentada de la destrucción de un símbolo tan importante como ese y de la absurda decisión de colocar en su lugar un palacio de congresos. Había que proteger la decisión de Rodríguez Ibarra y evitar toda crítica y, como es lógico, aquello tuvo sus consecuencias. De entrada, anularon la presentación en la que intervenían Justo Vila, Francisco Muñoz y Francisco Fuentes y ni siquiera asistieron al acto celebrado en la feria del libro. Y todo ello porque en un libro de más de quinientas páginas había cinco en las que se criticaba una decisión del líder. Lo que no pudieron evitar es que el libro haya tenido seis ediciones en trece años, la última hace unos meses.

La matanza de Badajoz en un periódico francés 

Se aludió antes a la visión de la “guerra civil” de Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Lo primero que hay que decir es que nunca le gustó eso de la “memoria histórica”, prueba de ello es el control que en todo momento ejerció la Junta sobre la asociación de memoria histórica. Memoria sí, decían, pero “hasta su justo límite”. Ibarra decía que quería comprender “a muchos que estuvieron en el bando ganador”, pensaba que en “ambos bandos” hubo buenos y malos y que la guerra la perdieron todos.

Para Ibarra “el soldado español” merece respeto estuviera donde estuviera. Una de las ideas que más ha repetido es esa que dice que muchos soldados al servicio de Franco fueron sufridores de la guerra que ganaron. Sé lo que quiere decir pero yo, por mi parte, procedente de una de esas familias, me pregunto qué hubieran pensado de esto los republicanos sufridores de la guerra que perdieron.

En fin, qué duro debió ser ganar. Naturalmente a una persona que piense así le sobra lo que recuerde que todo empezó por un salvaje golpe militar, que los golpistas no fueron bien recibidos en ninguna localidad del suroeste y que Badajoz cayó tras una lucha feroz y fue sometida a un durísimo castigo cuya máxima expresión fue lo ocurrido en la plaza de toros.


Tendido de la plaza, con los arcos de forja y las gradas 

Ibarra, además de respetar a los que lucharon en ambos bandos, ha insistido en el desprecio hacia los asesinos de retaguardia. Parece ignorar la debilidad de la línea que en una guerra separa al soldado del asesino. Y no digamos ya si se trata del enfrentamiento surgido a consecuencia de un golpe militar... ¿Cómo considerará Ibarra a los soldados que en Sancha Brava estuvieron durante años, noche a noche y por riguroso sorteo, asesinando a cientos de personas, incluyendo a sus propios vecinos? ¿Y a los que subieron con las columnas hacia Madrid sin dejar con vida a ningún prisionero de los que iban haciendo en el recorrido? ¿Y a los que perpetraron matanzas sobre la población civil en los pueblos cercanos a Madrid en los días previos al gran desastre del 7 de noviembre? Todos cumplían órdenes… asesinas. Se olvida a aquellos soldados que no pudiendo soportar aquella vida se pasaron a zona republicana.

Las palabras de Ibarra están llenas de relativismo moral sobre lo que él denominalos dos bandos. Claro que hubo asesinos en ambas zonas, pero de lo que se trata es de dejar claro es que el bando franquista era en sí una facción criminal. Y claro que ahí hubo gente simplemente porque les tocó, pero esto no les exime de su responsabilidad por más que en un juicio no hubieran sido ellos los que pasasen por el banquillo.

Se mire como se mire, nunca será lo mismo luchar al servicio de una banda asesina que al del gobierno legal que se defiende de un brutal golpe militar. Aunque la versión que se impuso fue la de los vencedores, sus protagonistas callaron y, salvo excepción, nunca hablaron de aquellos hechos. Rodríguez Ibarra olvida que ese pacto de sangre inicial constituyó la argamasa sobre la que se edificó la dictadura y fue su más firme aliado; también la causa de que la dictadura durase tanto y de que antes de la Constitución se aprobase la Ley de Amnistía, que borraba los crímenes de los franquistas; la izquierda ya había dispuesto de cuarenta años para penar por los suyos. Se trataba simplemente de una pionera ley de impunidad.


El periodista Enrique Santos, en 1983 

¿Qué consecuencias tuvo la decisión de Rodríguez Ibarra sobre la plaza? La imposición por la fuerza del plan de Ibarra acarreó el silencio de muchos sobre este asunto. El PSOE quedó tocado, como se vería más tarde. No me cabe duda de que en dicho partido hubo quienes no estuvieron de acuerdo con la destrucción de la plaza de toros, pero optaron por callar. Estando aún Rodríguez Ibarra en el poder no resultaba aconsejable poner en duda sus decisiones. En política ya se sabe que todo pende de un fino hilo. Este silencio se mantuvo y aún no se ha roto.

En 2009 el Ayuntamiento de Badajoz decidió levantar un gran muro tapando todo un lateral del cementerio de San Juan. Los tiempos ya eran otros. El palacio de congresos se inauguró por fin en 2006, el PSOE de Rodríguez Zapatero se había comprometido a poner en marcha una ley de memoria y Rodríguez Ibarra dejó finalmente la presidencia de la Junta de Extremadura en 2007, tras veinticuatro años en el poder.

La excusa que dio el PP para ocultar el muro inmortalizado por la cámara de René Brut fue el mismo que se dio en 1998 con la plaza: su mal estado de conservación. Pero la realidad era otra: proyectos inmobiliarios aconsejaban levantar un enorme muro que ocultara el cementerio y, ya de paso, que tapara el lienzo de pared que evocaba las perturbadoras imágenes de los militares leales asesinados tras la ocupación de la ciudad.

Por iniciativa de la ARMHEX* numerosas personas se pronunciaron en contra de lo que se quería hacer en el cementerio. Las relacionadas con el PSOE lo tuvieron complicado, ya que después de la decisión de 1998 no podían decir nada.





 
Las tapias del viejo cementerio de San Juan Badajoz,  antes y después de las obras de 2009.

El PP incluso se permitió, en medio de un bochornoso espectáculo, eliminar del callejero la calle dedicada en los años ochenta a la diputada socialista por Badajoz Margarita Nelken. Incluso lo intentaron con el último alcalde republicano Sinforiano Madroñero y tuvieron el cinismo de proponer que dicha avenida pasase a denominarse Juan Carlos Rodríguez Ibarra, a lo que este, con buen sentido, se negó.

La destrucción de la plaza de toros silenció al PSOE y envalentonó al PP, que pudo gritar a los cuatros vientos que se trató de una decisión de Rodríguez Ibarra. Por otra parte el PSOE no recuerda o parece tener borroso las iniciativas contrarias que hubo en contra de la destrucción de la plaza. Sin embargo, tiene que llegar el momento en que muchos socialistas de base recuerden e incluso manifiesten que aquello estuvo mal y que la plaza debió respetarse.

Bien pensado, el palacio se podía haber hecho en otro lugar. La plaza de toros debió restaurarse parcialmente, dedicando espacios a la historia y la memoria y dejando el resto para fines culturales. Incluso un espacio al aire libre, como planteaba el proyecto de Luis Pla.

Ahí podía haber ido el gran archivo nacional sobre el golpe militar, la represión y la guerra civil, cuya creación fue una de las reivindicaciones del movimiento pro memoria y que la investigación histórica tanto hubiese agradecido. Una base de datos hubiera facilitado la búsqueda de personas dándose posibilidad a los visitantes de aportar información así como documentos, memorias y objetos de todo tipo. La educación y el respeto a los derechos humanos estarían en la base de todo el proyecto y al servicio de la memoria democrática. Desde luego hubiera costado mucho menos tiempo y dinero. El monumento resultante no tendría menos uso que el actual y se habría respetado el patrimonio y la historia de la ciudad. Y, sobre todo, se habría hecho un homenaje perpetuo a todas las personas allí asesinadas y se hubiera conservado un lugar de memoria relevante a nivel europeo.

No sabemos aún cómo pasará a la historia la etapa de Juan Carlos Rodríguez Ibarra al frente de la Junta de Extremadura. Lo único que me atrevería a decir es que desde luego en su haber no estará jamás la decisión de destruir la plaza de toros de Badajoz, cuyo recuerdo desaparecerá totalmente en poco tiempo.












NOTAS:

* ARMHEX : Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura .

viernes, 11 de agosto de 2017

14 DE AGOSTO DE 1936. LA MATANZA DE BADAJOZ, EN LA MEMORIA. 81 AÑOS DESPUÉS

El 14 de agosto, se cumplen 81 años del inicio de la matanza de Badajoz por la Columna de la Muerte, al mando del teniente coronel Yagüe, de infausta memoria. 81 años del día más nefasto de la reciente historia de Badajoz, a partir del cual comenzó un período de violencia criminal que se llevó por delante a miles de personas, y que marcó para siempre la vida de esta ciudad.



La masacre que se desarrolló en la ciudad de Badajoz, a partir del 14 de agosto de 1936, fue una de las primeras evidencias ante el mundo, de la política de exterminio del adversario, programado por los militares golpistas.


Es posible que Badajoz sea la ciudad española en que, en relación con su población, un mayor número de personas fueran asesinadas a consecuencia del golpe militar y de la masacre realizada tras su ocupación en agosto de 1936.

El cementerio de San Juan, y otros lugares de la ciudad, pertenecen a la historia silenciada y oculta de Badajoz. Allí fueron asesinadas muchas personas que pasaron luego a fosas comunes, muchos incinerados, abiertas en el interior de dicho cementerio, hechos de los que existe documentación gráfica, como son las imágenes captadas por el cámara periodista francés René Brut que dieron la vuelta al mundo. No hay Memoria sin lugares, ni lugares sin Memoria.

Uno de los estudios más exhaustivos y documentados sobre la matanza es el realizado por el historiador Francisco Espinosa, quien, en su libro "La columna de la muerte" (Editorial Crítica, 2003), documenta unos 1.400 asesinatos registrados en los libros del cementerio y del Registro Civil, pero constata que las personas asesinadas podrían ser más de 3.800, pues muchos nunca fueron registrados.

Como dice el citado historiador sobre la represión franquista: "Dos fueron los instrumentos de los que se sirvieron los golpistas para llevar a cabo el plan represivo: los bandos de guerra y los consejos de guerra sumarísimos de urgencia. Es sobradamente conocido el bando publicado por la Junta Militar el 28 de julio de 1936; sin embargo son totalmente desconocidos aquellos con los que se funcionó realmente a nivel local desde el primer momento. En la práctica los bandos de guerra pretendieron dar un barniz seudolegal a la gran matanza del 36. Luego miles de personas serían inscritas en los registros civiles con la causa de muerte: "Aplicación del Bando de Guerra". No obstante, lo que interesa destacar de esta etapa fue el altísimo número de personas que quedaron sin inscribir en el registro Personas de cuya muerte no ha quedado huella alguna: detenidas ilegalmente, asesinadas y enterradas por lo general en fosas anónimas abiertas en los cementerios, en el campo e incluso en fincas particulares. "El mapa de las fosas comunes se superpone a la España donde triunfó el golpe militar y se aplicó de inmediato el calculado plan de exterminio que los sublevados tenían previsto desde el principio".





"Respecto a la represión franquista cabe establecer tres etapas. La primera, la de la represión salvaje con los bandos de guerra, comprende desde el 17 de julio del 36 a febrero de 1937. La segunda, la de los consejos de guerra sumarísimos de urgencia, va de marzo de 1937 a los primeros meses de 1945. Podría parecer que el final de la guerra marca una separación pero realmente es lo mismo; quizás la disminución del ritmo represivo iniciado en el 36 se perciba a partir de 1943. Y la tercera sería la gran oleada represiva de fines de los cuarenta y de los años cincuenta, marcada por la eliminación de docenas de guerrilleros y de cientos de personas acusadas de servirles de apoyo".


La gran matanza









El periodista portugués Mário Neves fue uno de los testigos de primera mano de los sucesos de Badajoz, en las crónicas que remitió al Diário de Lisboa, algunas de las cuales fueron censuradas por el gobierno de António de Oliveira Salazar, claramente favorable al bando franquista. Neves regresó a Lisboa horrorizado por el espectáculo del que había sido testigo, y se juró no volver jamás a Badajoz, pero lo hizo en 1982, para recorrer los lugares donde presenció estos hechos en un documental para televisión, fragmento del cual puede verse en esta entrada:





Mario Neves, periodista de DIARIO DE LISBOA, Testigo de la matanza



René Brut, a su regreso a Paris



Reseñas:




En la Portada del Diário de Lisboa del sábado 15 de agosto de 1936, el titular decía: "Badajoz ha sido entregada a los legionarios y regulares marroquíes.". "Escenas de horror y desolación en la ciudad conquistada por los rebeldes." La crónica la firma Mário Neves e incluye la entrevista con Juan Yagüe, donde le informa y no le desmiente que ya hubiera unos 2.000 fusilados.


"Durante toda la jornada, se produjeron asesinatos por las calles de la ciudad, sobre todo a cargo de legionarios marroquiés. El mismo día 14, Yagüe ordenó el confinamiento de todos los prisioneros -la mayoría civiles- en la plaza de toros".


Según artículos publicados por los corresponsales de Le Populaire, Le Temps, Le Figaro, Paris-Soir, Diário de Lisboa y Chicago Tribune se produjeron ejecuciones en masa en varios lugares de la ciudad, y las calles aparecían sembradas de cadáveres.


El 15 de agosto, el enviado de Le Temps, Jacques Berthet, enviaba su crónica:


"...alrededor de mil doscientas personas han sido fusiladas (…) Hemos visto las aceras de la Comandancia Militar empapadas de sangre (…) Los arrestos y las ejecuciones en masa continúan en la Plaza de Toros. Las calles de la ciudad están acribilladas de balas, cubiertas de vidrios, de tejas y de cadáveres abandonados. Sólo en la calle de San Juan hay trescientos cuerpos (…)".


El 18 de agosto, Le Populaire publicaba:


«Elvas, 17 de agosto. Durante toda la tarde de ayer y toda la mañana de hoy continúan las ejecuciones en masa en Badajoz. Se estima que el número de personas ejecutadas sobrepasa ya los mil quinientos. Entre las víctimas excepcionales figuran varios oficiales que defendieron la ciudad contra la entrada de los rebeldes: el coronel Cantero, el comandante Alonso, el capitán Almendro, el teniente Vega y un cierto número de suboficiales y soldados. Al mismo tiempo, y por decenas, han sido fusilados los civiles cerca de las arenas».


El martes 18 de agosto, el Premio Nobel de Literatura francés François Mauriac, publicó en primera plana de Le Figaro un artículo sobre los sucesos de Badajoz que conmocionó a Europa. El 30 de agosto apareció en el Chicago Tribune el famoso artículo de Jay Allen, en el que narró con gran crudeza los terribles sucesos de la ciudad.


Otro testigo de la matanza




Dentro de programado plan de exterminio del adversario politico, los golpistas que tomaron la ciudad, asesinaron a tres de los alcaldes durante la República que la ciudad había tenido. 

Vaya aquí un recuerdo y algunos datos de estos tres alcaldes de Badajoz injustamente asesinados por la barbarie fascista, en aquel verano de 1936: 


F. Eladio López Alegría. Republicano. Concejal hasta el 14 de Agosto de 1936. Abogado, Fiscal y Corredor de Comercio, Secretario de la Cámara Urbana. Primer alcalde de la II República. Presidente de los Jurados Mixtos Agrarios. Presidente comisión para la reforma agraria en Badajoz. Fue asesinado el 16 de Septiembre de 1936, en las tapias del cementerio.


Juan Antonio Rodríguez Machín. Republicano. (Acción Republicana). Tercer alcalde tras Rodrigo Almada. Concejal hasta el 14 de Agosto de 1936. Fue asesinado el 20 de Agosto de 1936. Natural de Orellana la Vieja. Vecino de Badajoz. 53 años. Soltero.

Sinforiano Madroñero Madroñero. Socialista. Alcalde en dos etapas. Era el alcalde de la ciudad el 14 Agosto de 1936. Natural de Santi-Spiritu. Vecino de Badajoz. 34 años. Soltero. Fue asesinado el 20 de Agosto de 1936, tras ser devuelto por las autoridades portuguesas tras su marcha al país vecino, donde sin respetar el Derecho internacional humanitario y de asilo, fue entregado sin procedimiento alguno y sin garantías jurídicas de clase alguna, por la policía política salazarista a elementos golpistas franquistas de Badajoz.



IN MEMORIAM. Para todos los asesinados y desaparecidos en Badajoz, en aquellos tristes días que sucedieron a aquel nefasto 14 de agosto. Verdad, justicia y reparación.

martes, 1 de agosto de 2017

FINALIZA EL “IX CAMPO DE TRABAJO 2017 PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA”. OLIVENZA


FINALIZA EL “IX CAMPO DE TRABAJO 2017 PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA”, EN OLIVENZA

Se han realizado dos sondeos arqueológicos en el cementerio municipal de Olivenza.

Recabados decenas de testimonios orales, que pasarán a fase de estudio, análisis y contraste.

Se ha constatado por la documentación de archivos, la existencia de más de 155 víctimas de la represión franquista en la citada localidad. 





*****************************

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (ARMHEX), ha venido desarrollando desde el día 17 de julio y hasta el 31 de julio de 2017, el IX “CAMPO DE TRABAJO 2017 PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA”, entre cuyas actuaciones se han llevado a cabo dos sondeos arqueológicos debidamente autorizados, bajo proyecto técnico científico supervisado legalmente, en el cementerio municipal de OLIVENZA (Badajoz). 

Esta actividad ha estado incluida dentro de la oferta de la Campaña de Verano 2017, del Instituto de la Juventud de Extremadura.

Este Campo de Trabajo se ha propuesto, organizado y gestionado por la ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX) junto con el INSTITUTO DE LA JUVENTUD DE EXTREMADURA. Ha contado con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de Olivenza. Y ha estado dirigido por un equipo de profesionales y expertos en historia, arqueología y antropología, así como de ocio y tiempo libre, contratados por la ARMHEX.

Trabajo desarrollado.-

La investigación histórica y documental que han realizado los voluntarios debidamente dirigidos por el equipo científico-técnico, ha servido para completar la información personalizada existente sobre la represión franquista en la localidad, recabando información documental de archivos municipales locales, registro civil y mediante la recogida de testimonios orales de utilidad, mediante entrevistas estructuradas.

En este sentido se han recabado decenas de testimonios orales, que pasarán a fase de estudio, análisis y contraste.

Toda una experiencia y lección multidisciplinar de Historia viva, en la que los voluntarios han podido participar sobre el terreno en todo el proceso de investigación histórica y científica: prospección, localización, excavación, estudio de restos, recogida de testimonios orales y trabajo de archivo.

Es destacar como se ha constatado y comprobado por la documentación de archivo, la existencia de más de 155 víctimas de la represión franquista (ninguna víctima de la represión republicana). Además se informa que estas cifras son sólo una parte del total, dado que que se ha podido comprobar por datos cruzados que un buen número de los asesinatos producidos por la represión franquista en la localidad no constan inscritas en los registros civiles, cruzando los datos aportados por los familiares de los aún desaparecidos y los testimonios orales consultados. Especialmente dura fue la represión en la pequeña pedanía o aldea de San Benito de Olivenza, con mas de 27 personas asesinadas, entre ellas, un conocido matrimonio de cómicos foráneos que actuaban en aquellas fechas en la Casa del Pueblo de esta localidad.

Sobre el terreno se han realizado dos sondeos arqueológicos en un lugar previamente determinado del cementerio de Olivenza, siguiendo la metodología y los protocolos técnicos científicos establecidos, en los que se han localizado y obtenido algunos restos que se encuentran a la espera de los estudios antropológicos y arqueológicos pertinentes en laboratorio. Tambièn se ha recabado información sobre otros posibles lugares de asesinatos y posibles fosas en lugares de las afueras, como la probablemente ubicada en la finca conocida como "El Pombal" (en el término municipal de Olivenza), otra en la carretera de Valverde de Leganés, así como en posiblemente en lo que fue el antiguo cementerio civil.

También se ha constado la existencia de una cárcel o lugar de detención para mujeres, establecida en el castillo de Olivenza, por donde pasaron muchas presas republicanas antes ser puestas a disposición de Consejo de Guerra en Badajoz, siendo asesinados un número significativo de ellas.

En la investigación y los testimonios orales, también se ha podido comprobar la solidaridad de los habitantes de algunas de las localidades portuguesas fronterizas próximas para con los refugiados españoles, así como por otro lado el decisivo apoyo logístico y material de las autoridades de la dictadura portuguesa, en especial de su policía política sobre el terreno, (la temida "Polícia de Vigilância e Defesa do Estado - PVDE") para con las tropas franquistas facilitando la entrega de centenas refugiados extremeños para ser fusilados, violando con ello las normas del Derecho internacional humanitario de la época.

Aparte de estos restos exhumados pendientes de estudio, en el área de intervención se han localizado otra serie de restos humanos en conexión anatómica, que sólo han sido documentados parcialmente "in situ". Su estudio podrá ser continuado en futuras intervenciones para determinar si se corresponden o no con víctimas relacionadas con los hechos en estudio, o bien se trata de enterramientos asociados al uso normal del cementerio. Estos restos han sido protegidos convenientemente para evitar su deterioro.

Asimismo, durante el campo de trabajo en el que se ha enmarcado la excavación, se ha recogido la información aportada por los familiares con respecto al perfil biológico de las personas desaparecidas (edad, género, estatura, patologías, etc.) y las circunstancias en que se produjo su muerte, la cual tendrá que ser complementada y contrastada con los datos de archivos.

En suma: Los jóvenes participantes han realizado una inmersión en la investigación histórica sobre la represión franquista con especial referencia a Olivenza y sus aldeas aledañas, colaborando de forma voluntaria en la búsqueda de restos en la fosa común del cementerio municipal de Olivenza, sobre la que había testimonios e indicios de enterramientos de personas asesinadas durante la represión franquista de la localidad y su comarca.

Por último, como actividades complementarias, por las tardes, se han impartido conferencias, abiertas al público en general, relacionadas con la temática de esta iniciativa, impartidas entre otros, por el Historiador Ángel Olmedo Alonso, y a la sazón Director del Campo de Trabajo; por la Antropóloga Dra. Dulce Simoes, de la Universidad Nova de Lisboa, y por el Abogado y Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, José Manuel Corbacho Palacios.

También se han organizado y programado visitas de estudio y salidas a lugares de la memoria con especial significado en la Guerra y postguerra por la ciudad de Olivenza y en la ciudad de Badajoz. Así mismo se ha organizado la participación en diversas actividades culturales, como la asistencia a una representación de la obra "SÉNECA" dentro del 63º Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, y otras visitas culturales y de estudio a Mérida, Elvas (Portugal) y a la bella zona transfronteriza de Alqueva.

Se ha pretendido lograr, a través de la arqueología, un mayor grado de implicación de la población joven en la recuperación de la Memoria Histórica de nuestro país, resaltando la importante labor del voluntariado en este campo

Queda pues abierta una interesante linea e trabajo e investigación para estudios posteriores, y suscitado un interesante debate en la comunidad local, que podrá ser completado en un futuro próximo.






Desde la ARMHEX, queremos hacer público un especial agradecimiento a los jóvenes voluntarios participantes, y al equipo científico multidisciplinar que llevó a cabo el trabajo de campo y de laboratorio, así como al Ayuntamiento de Olivenza, por la colaboración prestada.

martes, 18 de julio de 2017

COMIENZA EL “CAMPO DE TRABAJO 2017 PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA”, EN OLIVENZA

IX “CAMPO DE TRABAJO 2017 PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA”



Fosa común del cementerio municipal de OLIVENZA (Badajoz). 





ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX)
INSTITUTO DE LA JUVENTUD de la JUNTA DE EXTREMADURA









Trabajos iniciales del IX Campo de Trabajo de memoria Histórica de Olivenza
17-07-2017



***



La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (ARMHEX), ha comenzado el día 17 de julio y lo va desarrollar hasta el 31 de julio de 2017, el IX “CAMPO DE TRABAJO 2017 PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA” en la fosa común del cementerio municipal de OLIVENZA (Badajoz). Se trata de una actividad multidisciplinar, dirigida a jóvenes, entre 18 y 30 años, en la que están participando jóvenes procedentes de Extremadura y de otras comunidades autónomas como por ejemplo Andalucía, Cataluña, Madrid y Cantabria, que se comprometen de forma voluntaria y desinteresada, a desarrollar un proyecto comunitario de proyección social y sus actividades complementarias.

Esta actividad se incluye dentro de la oferta de la Campaña de Verano 2017, del Instituto de la Juventud, de la Junta de Extremadura.

Este Campo de Trabajo se ha propuesto, organizado y gestionado por la ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX) junto con el INSTITUTO DE LA JUVENTUD de la JUNTA DE EXTREMADURA. Cuenta con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de Olivenza.

Está dirigido por un equipo de profesionales y expertos en historia, arqueología y antropología, así como de ocio y tiempo libre, contratados por la ARMHEX. 

Tras el éxito de campañas anteriores de estos Campos de Trabajo que hemos organizado desde 2003, y la lamentable suspensión de estas actividades durante el mandato del anterior gobierno de Extremadura del Partido Popular; el pasado año 2016 al fin pudimos retomar conjuntamente con el Instituto de la Juventud, esta interesante actividad, llegando a Novena edición de los mismos, con este de Olivenza en 2017, siendo además una actividad pionera en el Estado español.

Hasta ahora, se habían desarrollado en años anteriores: en la comarca de San Vicente de Alcántara-Alburquerque (Badajoz), verano 2003, con la excavación de una mina donde fueron arrojadas numerosas personas asesinadas a consecuencia de la Guerra Civil (1936-1939);Talarrubias, Badajoz, (2004) para la excavación de una zona de trincheras; en el 2005, la fosa del Arroyo Romanzal en Llerena (Badajoz), donde se recuperaron 38 cuerpos que ya descansan en el cementerio de esta localidad; en el 2006, en Cabeza la Vaca/Sierra de Tentudía, (Badajoz) donde se visitaron las localidades y se procedió a la recopilación de datos; en el 2008, con la excavación de cuatro fosas en las tapias de cementerio de Mérida, donde se recogieron numerosos restos de personas fusiladas, luego inhumadas en un monumento en el interior del cementerio; en el 2009, en Escurial (Cáceres) donde se localizaron dos fosas con un número indeterminado de personas; en 2010, en Santa Amalia, para la búsqueda de la fosa común en el cementerio y en 2016 en la Fosa común del cementerio municipal de Villanueva de la Serena. 

La investigación histórica y documental que están realizando los voluntarios debidamente dirigidos por el equipo técnico, sirve para completar la información personalizada de los desaparecidos en la localidad, recabando información documental de archivos locales, registro civil y/o mediante la obtención de testimonios que sean de utilidad.

DESCRIPCIÓN DEL TRABAJO:

Los/as jóvenes participantes va a realizar una inmersión en la investigación histórica sobre la Guerra Civil en Extremadura, con especial referencia a la comarca de Olivenza, colaborando de forma voluntaria en la búsqueda y posible exhumación de los restos que se localicen en la fosa común del cementerio municipal de Olivenza, sobre la que había indicios de enterramientos de personas asesinadas durante la represión franquista de la localidad y su comarca.

Se trata de descubrir y de abrir vías de estudio para tratar de recuperar durante el corto periodo de ejecución del Proyecto del Campo de Trabajo el máximo posible de restos de esa fosa común si se hallaren, en el citado cementerio de Olivenza, en el que ha comenzado previamente a realizar una serie de catas.

Como actividades complementarias, por las tardes, se van a impartir conferencias, abiertas al público en general, relacionadas con la temática de esta iniciativa. Van a ser impartidas entre otros, por el Historiador Ángel Olmedo Alonso, y a la sazón Director del Campo de Trabajo; por la Antropóloga Dra. Dulce Simoes, de la Universidad Nova de Lisboa, y por el abogado y Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, José Manuel Corbacho Palacios. 

También se han organizado visitas de estudio y salidas a lugares de la memoria con especial significado en la Guerra y postguerra por la ciudad de Olivenza y en la ciudad de Badajoz. Así mismo se ha organizado la participación en diversas actividades culturales, como la asistencia a una de las obras del 63º Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, y otras visitas culturales y de estudio a Mérida, Elvas (Portugal) y a la bella zona transfronteriza de Alqueva.


Los objetivos planteados para esta intervención en la fosa común del cementerio municipal consistirán principalmente en la localización y delimitación del lugar de enterramiento de las víctimas de la represión, documentación de la estratigrafía del terreno y, con el apoyo del estudio antropológico, el examen de los posibles restos que se puedan recuperar en su caso. Aparte de ello, se pretende lograr, a través de la arqueología, un mayor grado de implicación de la población joven en la recuperación de la Memoria Histórica de nuestro país, resaltando la importante labor del voluntariado en este campo

Queda pues abierta una interesante linea e trabajo e investigación para estudios posteriores.

LOS OBJETIVOS de esta propuesta de Campo de Trabajo con los jóvenes voluntarios participantes, ha sido los siguientes:



.- Contribuir a la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura, ayudando a reflexionar sobre la necesidad de unas políticas públicas de la memoria.
.- Localizar y recuperar restos de personas asesinadas.
.- Dignificar la memoria de las personas desaparecidas.
.- Localizar nuevas fosas comunes en la zona.
.- Identificar otros espacios donde tuvieron lugar el desarrollo de acontecimientos relacionados con los investigados.
.- Fomentar el interés en el trabajo de Archivos.
.- Generar un espacio de intercambio cultural entre jóvenes de diferentes países y Comunidades Autónomas de España.









Recordamos para cerrar este pequeño avance, las palabras del Poeta Juan Gelman:

Hay quienes vilipendian este esfuerzo de memoria. Dicen que no hay que remover el pasado, que no hay que tener ojos en la nuca, que hay que mirar hacia adelante y no encarnizarse en reabrir viejas heridas. Están perfectamente equivocados. Las heridas aún no están cerradas. Laten en el subsuelo de la sociedad como un cáncer sin sosiego. Su único tratamiento es la verdad. Y luego, la justicia.”. Juan Gelman.