viernes, 11 de agosto de 2017

14 DE AGOSTO DE 1936. LA MATANZA DE BADAJOZ, EN LA MEMORIA. 81 AÑOS DESPUÉS

El 14 de agosto, se cumplen 81 años del inicio de la matanza de Badajoz por la Columna de la Muerte, al mando del teniente coronel Yagüe, de infausta memoria. 81 años del día más nefasto de la reciente historia de Badajoz, a partir del cual comenzó un período de violencia criminal que se llevó por delante a miles de personas, y que marcó para siempre la vida de esta ciudad.



La masacre que se desarrolló en la ciudad de Badajoz, a partir del 14 de agosto de 1936, fue una de las primeras evidencias ante el mundo, de la política de exterminio del adversario, programado por los militares golpistas.


Es posible que Badajoz sea la ciudad española en que, en relación con su población, un mayor número de personas fueran asesinadas a consecuencia del golpe militar y de la masacre realizada tras su ocupación en agosto de 1936.

El cementerio de San Juan, y otros lugares de la ciudad, pertenecen a la historia silenciada y oculta de Badajoz. Allí fueron asesinadas muchas personas que pasaron luego a fosas comunes, muchos incinerados, abiertas en el interior de dicho cementerio, hechos de los que existe documentación gráfica, como son las imágenes captadas por el cámara periodista francés René Brut que dieron la vuelta al mundo. No hay Memoria sin lugares, ni lugares sin Memoria.

Uno de los estudios más exhaustivos y documentados sobre la matanza es el realizado por el historiador Francisco Espinosa, quien, en su libro "La columna de la muerte" (Editorial Crítica, 2003), documenta unos 1.400 asesinatos registrados en los libros del cementerio y del Registro Civil, pero constata que las personas asesinadas podrían ser más de 3.800, pues muchos nunca fueron registrados.

Como dice el citado historiador sobre la represión franquista: "Dos fueron los instrumentos de los que se sirvieron los golpistas para llevar a cabo el plan represivo: los bandos de guerra y los consejos de guerra sumarísimos de urgencia. Es sobradamente conocido el bando publicado por la Junta Militar el 28 de julio de 1936; sin embargo son totalmente desconocidos aquellos con los que se funcionó realmente a nivel local desde el primer momento. En la práctica los bandos de guerra pretendieron dar un barniz seudolegal a la gran matanza del 36. Luego miles de personas serían inscritas en los registros civiles con la causa de muerte: "Aplicación del Bando de Guerra". No obstante, lo que interesa destacar de esta etapa fue el altísimo número de personas que quedaron sin inscribir en el registro Personas de cuya muerte no ha quedado huella alguna: detenidas ilegalmente, asesinadas y enterradas por lo general en fosas anónimas abiertas en los cementerios, en el campo e incluso en fincas particulares. "El mapa de las fosas comunes se superpone a la España donde triunfó el golpe militar y se aplicó de inmediato el calculado plan de exterminio que los sublevados tenían previsto desde el principio".





"Respecto a la represión franquista cabe establecer tres etapas. La primera, la de la represión salvaje con los bandos de guerra, comprende desde el 17 de julio del 36 a febrero de 1937. La segunda, la de los consejos de guerra sumarísimos de urgencia, va de marzo de 1937 a los primeros meses de 1945. Podría parecer que el final de la guerra marca una separación pero realmente es lo mismo; quizás la disminución del ritmo represivo iniciado en el 36 se perciba a partir de 1943. Y la tercera sería la gran oleada represiva de fines de los cuarenta y de los años cincuenta, marcada por la eliminación de docenas de guerrilleros y de cientos de personas acusadas de servirles de apoyo".


La gran matanza









El periodista portugués Mário Neves fue uno de los testigos de primera mano de los sucesos de Badajoz, en las crónicas que remitió al Diário de Lisboa, algunas de las cuales fueron censuradas por el gobierno de António de Oliveira Salazar, claramente favorable al bando franquista. Neves regresó a Lisboa horrorizado por el espectáculo del que había sido testigo, y se juró no volver jamás a Badajoz, pero lo hizo en 1982, para recorrer los lugares donde presenció estos hechos en un documental para televisión, fragmento del cual puede verse en esta entrada:





Mario Neves, periodista de DIARIO DE LISBOA, Testigo de la matanza



René Brut, a su regreso a Paris



Reseñas:




En la Portada del Diário de Lisboa del sábado 15 de agosto de 1936, el titular decía: "Badajoz ha sido entregada a los legionarios y regulares marroquíes.". "Escenas de horror y desolación en la ciudad conquistada por los rebeldes." La crónica la firma Mário Neves e incluye la entrevista con Juan Yagüe, donde le informa y no le desmiente que ya hubiera unos 2.000 fusilados.


"Durante toda la jornada, se produjeron asesinatos por las calles de la ciudad, sobre todo a cargo de legionarios marroquiés. El mismo día 14, Yagüe ordenó el confinamiento de todos los prisioneros -la mayoría civiles- en la plaza de toros".


Según artículos publicados por los corresponsales de Le Populaire, Le Temps, Le Figaro, Paris-Soir, Diário de Lisboa y Chicago Tribune se produjeron ejecuciones en masa en varios lugares de la ciudad, y las calles aparecían sembradas de cadáveres.


El 15 de agosto, el enviado de Le Temps, Jacques Berthet, enviaba su crónica:


"...alrededor de mil doscientas personas han sido fusiladas (…) Hemos visto las aceras de la Comandancia Militar empapadas de sangre (…) Los arrestos y las ejecuciones en masa continúan en la Plaza de Toros. Las calles de la ciudad están acribilladas de balas, cubiertas de vidrios, de tejas y de cadáveres abandonados. Sólo en la calle de San Juan hay trescientos cuerpos (…)".


El 18 de agosto, Le Populaire publicaba:


«Elvas, 17 de agosto. Durante toda la tarde de ayer y toda la mañana de hoy continúan las ejecuciones en masa en Badajoz. Se estima que el número de personas ejecutadas sobrepasa ya los mil quinientos. Entre las víctimas excepcionales figuran varios oficiales que defendieron la ciudad contra la entrada de los rebeldes: el coronel Cantero, el comandante Alonso, el capitán Almendro, el teniente Vega y un cierto número de suboficiales y soldados. Al mismo tiempo, y por decenas, han sido fusilados los civiles cerca de las arenas».


El martes 18 de agosto, el Premio Nobel de Literatura francés François Mauriac, publicó en primera plana de Le Figaro un artículo sobre los sucesos de Badajoz que conmocionó a Europa. El 30 de agosto apareció en el Chicago Tribune el famoso artículo de Jay Allen, en el que narró con gran crudeza los terribles sucesos de la ciudad.


Otro testigo de la matanza




Dentro de programado plan de exterminio del adversario politico, los golpistas que tomaron la ciudad, asesinaron a tres de los alcaldes durante la República que la ciudad había tenido. 

Vaya aquí un recuerdo y algunos datos de estos tres alcaldes de Badajoz injustamente asesinados por la barbarie fascista, en aquel verano de 1936: 


F. Eladio López Alegría. Republicano. Concejal hasta el 14 de Agosto de 1936. Abogado, Fiscal y Corredor de Comercio, Secretario de la Cámara Urbana. Primer alcalde de la II República. Presidente de los Jurados Mixtos Agrarios. Presidente comisión para la reforma agraria en Badajoz. Fue asesinado el 16 de Septiembre de 1936, en las tapias del cementerio.


Juan Antonio Rodríguez Machín. Republicano. (Acción Republicana). Tercer alcalde tras Rodrigo Almada. Concejal hasta el 14 de Agosto de 1936. Fue asesinado el 20 de Agosto de 1936. Natural de Orellana la Vieja. Vecino de Badajoz. 53 años. Soltero.

Sinforiano Madroñero Madroñero. Socialista. Alcalde en dos etapas. Era el alcalde de la ciudad el 14 Agosto de 1936. Natural de Santi-Spiritu. Vecino de Badajoz. 34 años. Soltero. Fue asesinado el 20 de Agosto de 1936, tras ser devuelto por las autoridades portuguesas tras su marcha al país vecino, donde sin respetar el Derecho internacional humanitario y de asilo, fue entregado sin procedimiento alguno y sin garantías jurídicas de clase alguna, por la policía política salazarista a elementos golpistas franquistas de Badajoz.



IN MEMORIAM. Para todos los asesinados y desaparecidos en Badajoz, en aquellos tristes días que sucedieron a aquel nefasto 14 de agosto. Verdad, justicia y reparación.

martes, 1 de agosto de 2017

FINALIZA EL “IX CAMPO DE TRABAJO 2017 PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA”. OLIVENZA


FINALIZA EL “IX CAMPO DE TRABAJO 2017 PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA”, EN OLIVENZA

Se han realizado dos sondeos arqueológicos en el cementerio municipal de Olivenza.

Recabados decenas de testimonios orales, que pasarán a fase de estudio, análisis y contraste.

Se ha constatado por la documentación de archivos, la existencia de más de 155 víctimas de la represión franquista en la citada localidad. 





*****************************

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (ARMHEX), ha venido desarrollando desde el día 17 de julio y hasta el 31 de julio de 2017, el IX “CAMPO DE TRABAJO 2017 PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA”, entre cuyas actuaciones se han llevado a cabo dos sondeos arqueológicos debidamente autorizados, bajo proyecto técnico científico supervisado legalmente, en el cementerio municipal de OLIVENZA (Badajoz). 

Esta actividad ha estado incluida dentro de la oferta de la Campaña de Verano 2017, del Instituto de la Juventud de Extremadura.

Este Campo de Trabajo se ha propuesto, organizado y gestionado por la ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX) junto con el INSTITUTO DE LA JUVENTUD DE EXTREMADURA. Ha contado con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de Olivenza. Y ha estado dirigido por un equipo de profesionales y expertos en historia, arqueología y antropología, así como de ocio y tiempo libre, contratados por la ARMHEX.

Trabajo desarrollado.-

La investigación histórica y documental que han realizado los voluntarios debidamente dirigidos por el equipo científico-técnico, ha servido para completar la información personalizada existente sobre la represión franquista en la localidad, recabando información documental de archivos municipales locales, registro civil y mediante la recogida de testimonios orales de utilidad, mediante entrevistas estructuradas.

En este sentido se han recabado decenas de testimonios orales, que pasarán a fase de estudio, análisis y contraste.

Toda una experiencia y lección multidisciplinar de Historia viva, en la que los voluntarios han podido participar sobre el terreno en todo el proceso de investigación histórica y científica: prospección, localización, excavación, estudio de restos, recogida de testimonios orales y trabajo de archivo.

Es destacar como se ha constatado y comprobado por la documentación de archivo, la existencia de más de 155 víctimas de la represión franquista (ninguna víctima de la represión republicana). Además se informa que estas cifras son sólo una parte del total, dado que que se ha podido comprobar por datos cruzados que un buen número de los asesinatos producidos por la represión franquista en la localidad no constan inscritas en los registros civiles, cruzando los datos aportados por los familiares de los aún desaparecidos y los testimonios orales consultados. Especialmente dura fue la represión en la pequeña pedanía o aldea de San Benito de Olivenza, con mas de 27 personas asesinadas, entre ellas, un conocido matrimonio de cómicos foráneos que actuaban en aquellas fechas en la Casa del Pueblo de esta localidad.

Sobre el terreno se han realizado dos sondeos arqueológicos en un lugar previamente determinado del cementerio de Olivenza, siguiendo la metodología y los protocolos técnicos científicos establecidos, en los que se han localizado y obtenido algunos restos que se encuentran a la espera de los estudios antropológicos y arqueológicos pertinentes en laboratorio. Tambièn se ha recabado información sobre otros posibles lugares de asesinatos y posibles fosas en lugares de las afueras, como la probablemente ubicada en la finca conocida como "El Pombal" (en el término municipal de Olivenza), otra en la carretera de Valverde de Leganés, así como en posiblemente en lo que fue el antiguo cementerio civil.

También se ha constado la existencia de una cárcel o lugar de detención para mujeres, establecida en el castillo de Olivenza, por donde pasaron muchas presas republicanas antes ser puestas a disposición de Consejo de Guerra en Badajoz, siendo asesinados un número significativo de ellas.

En la investigación y los testimonios orales, también se ha podido comprobar la solidaridad de los habitantes de algunas de las localidades portuguesas fronterizas próximas para con los refugiados españoles, así como por otro lado el decisivo apoyo logístico y material de las autoridades de la dictadura portuguesa, en especial de su policía política sobre el terreno, (la temida "Polícia de Vigilância e Defesa do Estado - PVDE") para con las tropas franquistas facilitando la entrega de centenas refugiados extremeños para ser fusilados, violando con ello las normas del Derecho internacional humanitario de la época.

Aparte de estos restos exhumados pendientes de estudio, en el área de intervención se han localizado otra serie de restos humanos en conexión anatómica, que sólo han sido documentados parcialmente "in situ". Su estudio podrá ser continuado en futuras intervenciones para determinar si se corresponden o no con víctimas relacionadas con los hechos en estudio, o bien se trata de enterramientos asociados al uso normal del cementerio. Estos restos han sido protegidos convenientemente para evitar su deterioro.

Asimismo, durante el campo de trabajo en el que se ha enmarcado la excavación, se ha recogido la información aportada por los familiares con respecto al perfil biológico de las personas desaparecidas (edad, género, estatura, patologías, etc.) y las circunstancias en que se produjo su muerte, la cual tendrá que ser complementada y contrastada con los datos de archivos.

En suma: Los jóvenes participantes han realizado una inmersión en la investigación histórica sobre la represión franquista con especial referencia a Olivenza y sus aldeas aledañas, colaborando de forma voluntaria en la búsqueda de restos en la fosa común del cementerio municipal de Olivenza, sobre la que había testimonios e indicios de enterramientos de personas asesinadas durante la represión franquista de la localidad y su comarca.

Por último, como actividades complementarias, por las tardes, se han impartido conferencias, abiertas al público en general, relacionadas con la temática de esta iniciativa, impartidas entre otros, por el Historiador Ángel Olmedo Alonso, y a la sazón Director del Campo de Trabajo; por la Antropóloga Dra. Dulce Simoes, de la Universidad Nova de Lisboa, y por el Abogado y Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, José Manuel Corbacho Palacios.

También se han organizado y programado visitas de estudio y salidas a lugares de la memoria con especial significado en la Guerra y postguerra por la ciudad de Olivenza y en la ciudad de Badajoz. Así mismo se ha organizado la participación en diversas actividades culturales, como la asistencia a una representación de la obra "SÉNECA" dentro del 63º Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, y otras visitas culturales y de estudio a Mérida, Elvas (Portugal) y a la bella zona transfronteriza de Alqueva.

Se ha pretendido lograr, a través de la arqueología, un mayor grado de implicación de la población joven en la recuperación de la Memoria Histórica de nuestro país, resaltando la importante labor del voluntariado en este campo

Queda pues abierta una interesante linea e trabajo e investigación para estudios posteriores, y suscitado un interesante debate en la comunidad local, que podrá ser completado en un futuro próximo.






Desde la ARMHEX, queremos hacer público un especial agradecimiento a los jóvenes voluntarios participantes, y al equipo científico multidisciplinar que llevó a cabo el trabajo de campo y de laboratorio, así como al Ayuntamiento de Olivenza, por la colaboración prestada.