jueves, 13 de diciembre de 2012

HOMENAJE A LOS ASESINADOS POR EL FASCISMO EN ZARZA LA MAYOR (CÁCERES)





El pasado sábado 8 de diciembre en el cementerio de esa localidad cacereña, se celebró a iniciativa de los familiares de las víctimas del franquismo de Zarza la Mayor (Cáceres), un emotivo acto de homenaje y reconocimiento, procediéndose a la inauguración de un monolito en memoria de los desparecidos con sus nombres. Al acto asistieron familiares de las víctimas, la alcaldesa de Zarza la Mayor, representantes del PRMHEX, y con la adhesión y apoyo de la ARMHEX. En el monolito figuran los nombres de las personas asesinados a causa de la represión franquista en esa localidad durante 1936. Tras esa inauguración tuvo lugar una conferencia en la Casa de Cultura y la proyección de una película. 

Acompañamos esta reseña con algunas fotos del acto.

Hemos recordar desde la ARMHEX, que según diversos testimonios en Zarza la Mayor, se ha constatado la existencia de alrededor de 20 cuerpos fusilados y arrojados a la “Mina La Paloma”, sita en el término municipal de la citada localidad a partir de agosto de 1936 hasta aproximadamente el mes de septiembre de 1936. Según se recoge en el libro de investigación del profesor de la Historia contemporánea de la UEX, Julián Chaves Palacios, “La Represión en la provincia de Cáceres durante la Guerra Civil (1936-1939)”, (Cáceres, Servicios de Publicaciones de la Uex, 1995), este municipio fue controlado por falangistas tras el golpe de estado de julio de 1936. Estos miembros de Falange emprendieron con prontitud la tarea de detener a aquellos que consideraban afines al Frente Popular, y poco después fusilaron a varios. A los 4 primeros se los llevaron del pueblo a finales del mes de agosto, fusilándolos en la “Mina de la Paloma”. Un segundo grupo, bastante más numeroso que el anterior, compuesto por 12 personas, fueron también sacados juntos del pueblo, aunque fueron ejecutados en distintos puntos, unos en la mencionada mina y otros en el puente de Alcántara. 

Diversos problemas técnicos dado el difícil acceso de la citada mina y burocráticos han impedido hasta la fecha que los restos de esos seres queridos descansen donde quieren sus familias, y no en el lugar que eligieron sus verdugos. No obstante, sus familias y nuestra asociación los apoyará siempre, para perseverar en que algún día, más pronto que tarde, esas tumbas dejen estar vacías.

Con este monumento ahora erigido en el cementerio de la localidad se ha querido visibilizar un homenaje y reconocimiento social a quienes sufrieron este castigo por enfrentarse al fascismo, defendiendo la II República y unos modelos sociales más libres y justos. 

Es obvio, que la reparación de la dignidad ofendida y la restitución de la memoria democrática, nunca serán completa, ni tendrá pleno sentido, mientras no se repare y se restituya la memoria, de la II República y quienes le dieron vida. 

La recuperación ese pasado y de una cultura participativa, es el mejor homenaje que podemos hacer a los que lo dieron todo, incluida su vida, por una sociedad más justa y libre.

Desde aquí damos las gracias a todas las personas que han colaborado y han hecho posible que el monolito y el acto sea ya una realidad. Por la verdad, la justicia y la reparación, gracias.


“Hay quienes vilipendian este esfuerzo de memoria. Dicen que no hay que remover el pasado, que no hay que tener ojos en la nuca, que hay que mirar hacia adelante y no encarnizarse en reabrir viejas heridas. Están perfectamente equivocados. Las heridas aún no están cerradas. Laten en el subsuelo de la sociedad como un cáncer sin sosiego. Su único tratamiento es la VERDAD. Y LUEGO, LA JUSTICIA”. JUAN GELMAN, Poeta.