lunes, 13 de diciembre de 2010

Antonio Gallego Orellana, natural de Zafra, exiliado.




Antonio Gallego Orellana, natural de Zafra, exiliado, residente desde hace sesenta y cinco años en México, guionista, director de cine y miembro honorario de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

Antonio Gallego Orellana, nació en la calle Sevilla de Zafra el 4 de febrero de 1923. Pasó su infancia y juventud en Zafra, Burguillos del Cerro y Badajoz, donde estaba cuando comenzó la guerra civil española. Tras finalizar sus primeros estudios pasó a Salamanca para estudiar medicina, pero en 1944 abandonó España atravesando la frontera portuguesa por Badajoz. Detenido por la policía portuguesa, estuvo encarcelado en el país vecino por sus ideas políticas hasta noviembre de 1945 en que fue liberado y viajó a América.


Aunque afincado en México, ha trabajado en el mundo del cine en otros países del centro y sur de América, como Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Brasil. Su carrera cinematográfica la integran más de doscientas películas en las que ha participado como guionista, director o productor, convirtiéndose en uno de los más veteranos autores de la cinematografía popular mexicana. Es el creador de personajes muy populares del cine mexicano como El Santo, con el que creó una serie cinematográfica. Ha intervenido también como actor en varias películas, la primera en España, en 1931, cuando tenía ocho años.


Es autor de varios miles de programas, series y documentales de contenido cultural, para la televisión mexicana, así como de otros de carácter fantástico para la radio. Además ha escrito textos de tipo histórico y literario para publicaciones periódicas. A los 87 años sigue escribiendo. Su último trabajo es el guión de la película “El aquelarre de los vampiros”.


Entre otras distinciones es caballero de la Orden de la Lealtad de la República Española, comendador de la Orden “Marechal Rondón” de Brasil y ha sido galardonado con varios premios literarios y cinematográficos. En 1978, en uno de sus primeros viajes a España tras la muerte de Franco, fue distinguido con la “I” de “Importante de Badajoz” por la Hoja del Lunes de Badajoz.


Antonio Gallego Orellana es un exponente aún felizmente vivo del exilio cultural español provocado por la dictadura franquista. Su relevancia cinematográfica en Latinoamérica y su peripecia personal como trasterrado, le convierten en un ilustre personaje zafrense y extremeño lejos de su patria. Esas son las razones para que la Asociación de Recuperación de la Memoria Histórica de Zafra le haya considerado merecedor del premio “José González Barrero” en su edición de 2010.